76 familias indígenas de Salitre y Rey Curré reciben el bono para construir casa nueva

Copyright Jose R. Calvo Samayoa
Compartir

Construidas totalmente en madera, levantadas sobre pilotes y con dos o tres cuartos, así serán las casas que reciban 76 familias indígenas de los Territorios de Salitre y Rey Curré, en Buenos Aires de Puntarenas, luego de aprobarles el Banhvi igual cantidad de bonos familiares de vivienda, por un total de ȼ974 millones.

En Salitre son 60 las familias que tendrán casa nueva, con el financiamiento del bono. En 55 casos, la vivienda será de dos cuartos y las restantes cinco de tres dormitorios, destinadas a familias numerosas.  Las casas van a estar distribuidas en los poblados de Cebror (13 casas) Salitre (12 casas), Yeri (7) Las Rosas (6 Casas), Río Azul y siete comunidades más, para un total de 12, dentro del Territorio de Salitre. La inversión aprobada por el Banhvi es de ȼ768,6 millones.

En Rey Curré, se trata de 16 familias, las cuales habitan las comunidades de El Progreso (5 casos), Las Vegas (4), Curré (4), Guácimo (2) y Lagarto (1). La inversión para este proyecto es de ȼ206,2 millones, recursos con los cuales se van a edificar 14 casas de dos dormitorios y dos de tres cuartos.

En ambos pueblos indígenas, las viviendas son en madera en todos sus elementos estructurales, paredes, pisos y cielo rasos. De acuerdo a costumbres ancestrales, la casa presenta dos niveles, en el primero se ubican la sala, cocina-comedor y separado la zona de pilas y servicio sanitario; en segundo nivel los dormitorios. Además, van asentadas sobre pilotes de madera con pedestales de concreto 45 centímetros de altura.

En los casos de zonas de difícil acceso y sin suministro de energía eléctrica, se les va a instalar un sistema de generación de energía fotovoltaica, para garantizar iluminación durante las noches y la conexión de utensilios de cocina o una radio.

Los materiales serán trasladados en furgones a centros de acopio (uno por territorio) y a partir de ahí, dependiendo de las características de los caminos, se recurrirá a vehículos todo terreno, tractores o al acarreo de los materiales con cuadrillas de vecinos para hacerlos llegar a los 17 poblados donde se ubican los beneficiarios.

Para la aprobación del subsidio, cada una de las 76 familias cumplió con los requisitos de ley y además, dentro de cada expediente de postulación, se adjuntó un contrato de construcción en el cual los interesados aceptan el sistema constructivo de casas de madera a cargo de la empresa Sociedad Maderera de Barrio Cuba (SOMABACU).

Los recursos para el desarrollo de los dos proyectos fueron aprobados por la Junta Directiva del Banhvi mediante los acuerdos #8 y #9 de la sesión 42-2019 y la propuesta fue presentada al Banhvi por la Fundación Costa Rica – Canadá.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*