Oficiales de la Fuerza Pública salvando al mundo: Sembraron 100 arbolitos en cuenca del río María Aguilar

Compartir

Hay muchas maneras de salvar al mundo, y la reforestación es una de ellas.

Esta mañana, oficiales de la Fuera Pública de San José cambiaron por un rato sus equipos por palas y picos para contribuir de una manera muy especial con la supervivencia humana.

En coordinación con la Municipalidad de San José, la Fuerza Pública acudió en auxilio de un amplio sector de la cuenca del río María Aguilar para sembrar 100 árboles, los cuales traerán alivio y riqueza para ecosistemas actualmente en franco peligro y vulnerabilidad.

Gracias a la reforestación, conseguimos frenar las corrientes de aguas torrenciales en el suelo y reducir la erosión y sedimentación de los ríos.

Así lo explicó el Intendente Franklin Ruiz, jefe de Programas Preventivos de la Fuerza Pública quien, pala en mano, encabezó un grupo de 20 oficiales, con quienes se batió contra la maleza y los mosquitos en un terreno al que germinaron con un centenar de arbolitos de especies autóctonas.

“Esto es parte de un proyecto de la Dirección, de nuestro comisario Daniel Calderón, un compromiso con el auxilio de la naturaleza. Juntos sembramos árboles que vendrán a fortalecer el corredor biológico en la cuenca del río María Aguilar. Entendemos que la recuperación de espacios públicos no es solo quitar a personas con problemas de parques y plazas. El planeta y nuestro país requiere de aire puro, de agua, de bosques y ríos”, comentó el jefe policial.

Cada año, el planeta pierde enormes masas forestales a consecuencia de la deforestación indiscriminada, dejando en jaque, mal herido, el ecosistema y el hábitat de diversas especies.

El mundo en peligro demanda de acciones concretas y la siembra de árboles, constante y firme, traerá grandes beneficios para la conservación de cuencas hidrográficas y el crecimiento de bosques con todos sus beneficios, desde un aumento en la fertilidad de los suelos, la retención de humedad, hasta mejoras en el contenido de los nutrientes del suelo, garantizando así mejores cosechas.

El Intendente Ruiz y la Fuerza Pública lo tienen muy claro.

Con la siembra de árboles se combate el efecto invernadero en la atmósfera, se evita la erosión y se conserva el agua de nuestras nacientes, es decir, es decir, salvamos al mundo de su propia destrucción.

“Esto viene a fortalecer las cuencas y el área verde de este lugar. En poco tiempo, estos arbolitos darán abrigo y alimento a cientos de aves que hay en nuestro país, o van de paso, así como aire puro y refugio para muchas otras especies”, añadió Ruiz.

La Fuerza Pública continuará con esta trascendental iniciativa para sembrar muchos más arbolitos en próximas incursiones hasta cuencas que lo demandan a gritos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*